Guía básica de organización para mamás emprendedoras

Guía básica para organizarte si eres mamás emprendedora
Guía de organización para mamás emprendedoras

Guía básica de organización para mamás emprendedoras

La casa, los hijos, el negocio, los amigos, la familia, la pareja… ¿ya te sentiste agobiada? Yo también.

Me encanta ser mujer. Creo que nacimos con una habilidad impresionante para lidiar con muchas cosas al mismo tiempo. El asunto es que, a veces, nuestra falta de organización se vuelve un problema cuando estamos tratando de llevar negocio, familia y hogar al mismo tiempo.

Por eso, es importante que aprendas a poner las cosas en orden.

Me ha llevado mucho tiempo encontrar la forma ideal para organizarme, pero finalmente tengo un sistema que me funciona para ser más productiva y tener un mejor orden en mi hogar y en mi trabajo. 

Tal vez te sirva también, y por eso, para organizarte mejor (y que no te coma el lobo feroz del caos de la vida cotidiana), te dejo una pequeña guía paso a paso de cómo organizarte si eres mamá emprendedora. 

Simplifica tareas y elimina aquellas que son innecesarias y así puedes empezar a organizarte mejor

1. Elimina y simplifica

En un post anterior, hablaba del mejor truco para optimizar tu tiempo. Si todavía no lo lees, puedes ir a leerlo en este momento. Te será de mucha utilidad para tu propósito de organizarte mejor.

El primer paso para tener una mejor organización es eliminar y simplificar tareas. 

Aunque pienses que todo lo que estás haciendo es necesario, te garantizo que hay, por lo menos, una tercera parte de tareas que pueden ser eliminadas, y otra tercera parte que puedes delegar o automatizar.

Para hacer este proceso más fácil de llevar, puedes dividirlo en categorías. Estas fueron las que yo elegí:

a) Mi hija

b) Negocio

c) Hogar

d) Personal

Mantenerla simple también es una buena idea. Ahora, continuemos.

Una vez que tengas la lista de categorías que quieres organizar, empieza por hacer una lista de las tareas, eventos, acciones, procesos, etc. que llevas acabo en cada una de ellas. Por ejemplo, estas fueron las que escribí para la categoría “Hogar”:

a) Barrer y trapear

b) Limpiar el baño

c) Sacudir

d) Lavar trastes

e) Lavar ropa

f) Recoger y ordenar

Ahora, de todas estas tareas, decide qué puedes hacer para eliminar la actividad por completo, simplificarla o automatizarla/delegarla. 

En esta categoría, entendí que no había ninguna tarea que pudiera eliminar. Todas las actividades eran necesarias. Decidí, entonces, encontrar la forma de simplificarlas.

Para ello, me valí del método de Marie Kondo que explica maravillosamente bien en su libro “La magia del orden”. Para explicarlo en términos simples, me deshice de todo aquello que ya no usaba o no me causaba alegría.

Reduje mis posesiones en un 40%. Y esto, hizo que la tarea de limpiar y ordenar fuera más fácil.

Ahora, aquello que no puedas eliminar o simplificar, puedes automatizarlo o delegarlo. Por ejemplo, el trabajo de barrer no lo hago yo, sino que tengo un pequeño robot barredora que se encarga de hacerlo por mí. Mientras el robot barre, yo me dedico a limpiar otras cosas.

Si tienes la oportunidad de pagarle a alguien para que te ayude con la limpieza del hogar por lo menos una vez a la semana, tienes una oportunidad de organizarte mejor en otras áreas de tu vida más productivas, como puede ser el trabajo o la familia.

Programa tus actividades anuales, semestrales y mensuales para poder organizarte mejor

2. Programa tu año, trimestre, mes, semana, día

Esto puede sonar obsesivo o propio de una adicta al control. Pero tener una idea general de los compromisos anuales o los procesos que debes llevar para alcanzar una meta en específico a lo largo de un trimestre, puede ser muy útil para organizarte mejor. 

Entonces, veamos una buena forma de planear una agenda de esta manera. Retomemos las categorías anteriores:

a) Mi hija

b) Negocio

c) Hogar

d) Personal

En primer lugar, el calendario anual. Para ello, haz un listado de las actividades que, por categoría, debes realizar a lo largo del año. Por ejemplo, cosas que necesito o deseo agendar para mi hija a lo largo del año:

Calendario anual

a) Organizar fiesta de cumpleaños

b) Limpieza dental

c) Chequeo médico general y desparasitación

d) Compra de útiles para nuevo ciclo escolar

e) Revisar las presentaciones de ballet de este año

Puede que sea necesario agregar otras posteriormente, pero esto te sirve como un mapa de navegación muy aproximado de hacia dónde quieres ir.

Algunos son recordatorios que no tienen fecha específica y que dejo anotados como actividades “por hacer”, pero otros, como el cumpleaños, van directamente a la fecha específica en la que los debo empezar a trabajar o concluir. 

Calendario trimestral

Una vez que tengo una vista general de lo que tengo que hacer en el año, me concentro en separarlo por trimestres o meses, dependiendo de la actividad o la categoría. 

Por ejemplo, para las cuestiones del negocio, planeo metas específicas por trimestre. En este caso, Julio, Agosto y Septiembre:

a) Mailing list: aumentar de xxx cantidad de suscriptores a xxxx.

b) Blog: calendario editorial para este trimestre.

c) “Diseña tu vida de ensueño”: pasar de x cantidad de ventas a xx cantidad de ventas.

Calendario mensual y semanal

De este modo, me concentro en las actividades a desarrollar de manera mensual, semanal o por día. Tomemos de ejemplo el “Mailing list”. Ya sé que para aumentar mi audiencia, necesito promocionar mi producto gratuito.

Julio: Compartir en grupos de Facebook “Sueña, crea, emprende”, de 2 a 3 veces por semana.

Entonces, en mi calendario semanal, agrego la actividad los días en los que necesito compartir la información y la hora más adecuada para hacerlo.

Agenda tus actividades para organizarte mejor

3. Agenda análoga vs digital

Soy una hija de dos mundos.

Lo pienso así, porque me encanta llevar una agenda física y anotar y hacer dibujos. La razón es que me permite estar más consciente y enfocada en lo que realmente importa. Si no vale la pena el esfuerzo de agregarlo a la agenda, simplemente no lo hago.

Por otro lado, también me parece muy útil tener una agenda digital que puedes contemplar en cualquier parte y que apenas ocupa espacio porque… bueno. La puedes llevar en el celular.

Por eso, he dividido mi agenda en dos. Primero, la anual y la semestral la he trabajado completamente digital. De este modo, puedo tener un vistazo rápido de los compromisos que tengo a largo plazo.

Por otro lado, la agenda mensual y semanal las llevo en físico. De este modo estoy más consciente de lo que tengo que trabajar en los próximos días.

Por eso, para organizarte mejor, haz pruebas y observa qué tipo de agenda se ajusta mejor a tus necesidades.

Recuerda contemplar las emergencias que puedan salir como incapacidades o vacaciones para que así te puedas organizar mejor

4. Vacaciones, emergencias y días de incapacidad

Si eres tu propia jefa (y como mamá emprendedora lo eres), tú estás a cargo de organizar tus periodos vacacionales y de incapacidad.

Recuerda que no todo es trabajo. Y, en ocasiones, aunque lo desees, surge esa emergencia, ese compromiso o la inoportuna enfermedad que te postra en cama dos semanas. ¿Qué vas a hacer entonces si no tienes un plan de emergencia? 

Las labores del hogar pueden esperar, los compromisos con amigos y familia, cancelarse. Pero, ¿el negocio? Eso es algo que no puedes simplemente abandonar, y mal harías en no prestarle atención aún en caso de enfermedad.

Dado que las enfermedades y emergencias no las puedes calendarizar, al menos en lo que concierne al trabajo te propongo agendar una lista de productos que puedas tener pre-fabricados y listos para postear, promocionar, vender en situaciones como estas.

Si llevas un blog, escribe dos o tres post de emergencia y déjalos guardados en tu computadora. Si manejas servicios, asóciate con alguien que pueda sacar los proyectos mientras tú no puedes.

El punto es que planees qué puedes hacer en caso de emergencias, y que éstas no te tomen totalmente desprevenida.


Organizarte es importante para tener más tiempo y poder disfrutar tu vida. Pero para tener justo la vida que quieres, te invito a que descargues mi e-book “Sueña, piensa, emprende” de manera gratuita:

E-book gratis "Sueña, piensa, emprende" para mamás y mujeres creativas emprendedoras.

No te pierdas este manual de estrategias mentales y psicológicas para madres creativas emprendedoras que de verdad quieren alcanzar sus sueños, tener éxito en los negocios y mejorar sus vidas.


Únete a la comunidad de mujeres y madres #emprendedoras con negocios creativos que están inspirando al mundo un sueño a la vez. ¡Comparte tu trabajo con el hashtag #CreadorasDeSueños y hagamos una tribu imparable!


Share this

Pin

By daliapamela