Cinco pasos para empezar a ser una mujer rica

Cinco pasos para empezar a ser una mujer rica.

Las tres áreas más importantes de un ser humano son salud, dinero y amor. No es de sorprenderse, entonces, que quieras ser una mujer rica.

Uno de mis libros de cabecera favoritos es “La Ciencia de Hacerse Rico”, de Wallace D. Wattles. 

Una de mis frases favoritas en todo el libro es esta:

“La mayor felicidad que un hombre puede alcanzar se halla en la concesión de beneficios a aquellos a los que ama; el amor halla su expresión más natural y espontánea en el acto de dar”. 

Y es justo esta la razón para la cual toda madre debe ser una mujer rica.

La riqueza nos permite dar a los que amamos todo aquello que necesitan para desarrollarse y hallar su propia felicidad: viajes, formación, entretenimiento, apoyo, etc.

Esta es la más noble razón para hacer todo lo necesario para convertirte en una mujer rica.


Ser rica, no quiere decir ser mala. No se trata de robar a otros para tener más tú.

Se trata, simplemente, de buscar tu propio desarrollo y recibir un pago justo por todo el conocimiento y el bien que estás compartiendo con la gente a tu alrededor.

Y aquellas mujeres que lo entienden, son las que se hacen ricas.

¿Qué puedes hacer para empezar a ser una mujer rica? 

Aquí hay cinco acciones que debes empezar a implementar en tu vida diaria para lograrlo:

Qué tienes que hacer para empezar a ser una mujer rica.

Entiende que todo es mental

La vida empieza en la mente. Vivimos aquello que pensamos y sentimos de forma habitual.

Si tú sientes que eres pobre, actuarás como una mujer pobre. Y al hacer todo como lo haría una mujer pobre, serás más pobre.

Para empezar a ser rica, debes empezar a pensar como una mujer rica. 

Como todavía no lo eres, es probable que no tengas ni idea de por dónde debes empezar. Mi recomendación, es que leas libros escritos por mujeres ricas y exitosas y hagas exactamente lo que ellas han hecho.

En le medida en la que mejores tus ideales y tus pensamientos acerca de la riqueza, más cerca estarás de expresarla en tu propia vida.

Conoce tu valor

Eres única. Y esto, es indiscutible.

Tu forma única de ver el mundo, pensar, sentir y actuar, son sumamente valiosos porque no hay otras mujer como tú.

Haz todo aquello necesario para reconocer el valor que tienes por ti misma. 

Esto puede querer decir dejar una relación tóxica, dejar amigos y familia que no están en sintonía contigo, cambiar tus creencias limitantes respecto a ti misma, etc.

Mientras más valiosa te sientas por lo que eres, y mientras más te enfoques en ser mejor cada día, más cosas buenas atraerás a tu vida.

Trabajar con intención

¿Qué tipo de trabajo haces? ¿Te gusta? ¿Te satisface?

Si la respuesta es no, es muy probable que no estés haciendo el mejor trabajo que puedes hacer.

Una mujer rica hace el trabajo bien, siempre. Hace el trabajo mejor de lo que debe hacerlo, y siempre busca hacerlo mejor.

Si por cualquier razón no estás dando en tu trabajo el cien por ciento, es momento de que empieces a hacerlo.

En cuanto seas mejor en tu puesto de trabajo de lo que deberías serlo, el dinero comenzará a llegar a ti. 

Ayudar

Estés consciente de ello o no, perteneces a un mundo y a una sociedad. Las personas que más ayudan a que esa sociedad se desarrolle, son las que más recompensas reciben.

Por esa razón, si quieres ser una mujer rica debes entender la importancia de ayudar a otros. 

Y aquí es donde puedes ser creativa. Porque hay muchas formas de ayudar, no solo con dinero, y no solo donándole a otras personas.

Compartir tu tiempo, tus conocimientos, incluso tus fracasos. Todas esas lecciones pueden inspirar y servir de ejemplo a otras personas para mejorar sus vidas.

No importa cómo quieras hacerlo, pero ayuda.

Agradecer

Si tienes un hogar, comida en tu mesa y la posibilidad de leer esto, eres más rica de lo que piensas.

Recuerda que el universo en el que vivimos es mental. Recibimos aquello que pensamos con insistencia.

Para tener más, hay que agradecer más. Y debes empezar por lo básico, lo pequeño, y lo que siempre has sabido que es importante, pero ya se te olvidó: estás viva. 

Hazte al hábito de agradecer las cosas buenas en tu vida todos los días, desde una taza de té hasta tu cheque quincenal.

Todo es importante, hasta lo malo. Porque de lo malo, se aprende. Y eso, te hace crecer.


La vida empieza en la conciencia. La riqueza también. Si realmente quieres ser una mujer rica, puedes empezar a conseguirlo descargando mi e-book “Sueña, piensa, emprende” de manera gratuita:

E-book gratis "Sueña, piensa, emprende" para mamás y mujeres creativas emprendedoras.

Descarga el manual de estrategias mentales y psicológicas para madres creativas emprendedoras que de verdad quieren alcanzar sus sueños, tener éxito en los negocios y mejorar sus vidas.


Únete a la comunidad de mujeres y madres #emprendedoras con negocios creativos que están inspirando al mundo un sueño a la vez. ¡Comparte tu trabajo con el hashtag #CreadorasDeSueños y hagamos una tribu imparable!



Share this

Pin

By daliapamela

Leave a Comment